Showing 1–12 of 97 results

10 consejos para cuidar de tu cabello

1. El agua fría hace que el cabello luzca más brillante. No es necesario realizar todo el lavado con agua fría. Podemos comenzar con agua tibia y el último enjuagado hacerlo con agua a más baja temperatura. De esta forma conseguiremos que el pelo brille mucho más.

2. No te acustes con el pelo mojado. Si nos vamos a dormir con el cabello mojado podemos dañar la cutícula del cuero cabelludo.

3. Córtate el pelo a menudo, provoca que crezca antes. Para que el cabello crezca de forma más rápida es necesario repasar las puntas, al menos cada dos meses.

4. Lavarte el pelo todos los das no es malo. Todo depende de si utilizas o no los productos adecuados para tu tipo de pelo. Hay una gran cantidad de cabellos y no todos necesitan ser lavados con la misma intensidad y la misma frecuencia.

5. Lavarlo poco o no lavarlo tampoco es bueno. Todos los cabellos necesitan ser lavados cada X tiempo. Ningún cabello puede lucir sano y bonito lavándolo con muy poca frecuencia.

6. Si te arrancas una cana no te saldrán más en el mismo punto. La aparición de las canas es un proceso natural, arrancarlas no tiene nada que ver con que aparezcan más.

7. Te recomendamos desenredar el cabello cuando esta mojado. El mejor momento para desenredar el pelo es justo al salir de la ducha, ya que en esos instantes el pelo está mucho más flexible debido a la humedad, y al “tirar” de él lo dañamos menos que cuando está seco.

8. La caspa no favorece la caída del pelo. Sabemos que la glándula sebácea y el folículo piloso están juntos, pero son dos fenómenos que nada tienen que ver.

9. Lavar mucho el pelo no hace que se te caiga más. Los cabellos que se caen al ser lavados son pelos “viejos” que se pierden ante cualquier traumatismo que un cabello sano resiste. Cada día se suelen desprender unos 50 cabellos que después vuelven a nacer en el mismo sitio, por lo cual el número total de cabellos siempre permanecerá constante.

10. Atarse el pelo, coleta, puede llegar a romperlo. Si nos atamos el pelo con una goma fina y nos hacemos un recogido muy tirante probablemente sí que llegue a romperse. Lo ideal sería sujetarlo con horquillas envueltas en tela, ya que son mucho más suaves y evitan que se dañe el cabello.